*La campeona nacional máster de fisicoconstructivismo revela su régimen de vida que la lleva al éxito

*Estudiante de Nutrición en la Universidad Istmo Americana sueña con tener su consultorio y gimnasio para brindar una atención integral

Coatzacoalcos, Ver.- Yasodhara Torruco Domínguez, la campeona nacional máster de fisicoconstructivismo, mide 1.65 metros, pesa 58 kilos, tiene 37 años y hoy es ejemplo de pasión, deporte y energía.

Desde chica la motivaron los cuerpos atléticos de las revistas, por eso ha practicado disciplinas como la danza, el futbol soccer, correr, insanity, entrenamiento funcional y gimnasio.

Pero hace 11 meses, se propuso en serio ser la mejor.
Dejó de comer gordo, rico, como ella misma lo reconoce, se autodisciplinó y logró uno de sus más caros anhelos: el campeonato nacional máster de fisicoconstructivismo en la categoría fitness bikini wellness.

BAILAR, SU PASIÓN
“Yasodhara es una chica muy soñadora, alegre. Siempre me caracterizo por estar bailando, que es una de mis grandes pasiones. Soy mamá de dos niños: una de catorce años y uno de nueve. Me defino en pocas palabras como pasión, deporte y energía”, se autodefinió.

Y es que, desde muy pequeña, la estudiante de la Licenciatura en Nutrición y Educación Alimentaria de la Universidad Istmo Americana, quien ahora es orgullo de la colonia El Tesoro, donde vive desde niña, tenía muy claro qué quería ser en la vida.

“Siempre fui hiperactiva, andaba jugando carreritas o bailando, jugando fútbol. De niña el ver a chicas atletas, con un cuerpo muy bonito, me motivó a desear cuando creciese a ser también una atleta”, recuerda.

Yasodhara Torruco estudió la primaria en la escuela Adolfo López Mateos de la colonia El Tesoro; la secundaria la cursó en la ETI 96, donde llegó a ser reina estudiantil; la preparatoria en la Jesús Reyes Heroles y la licenciatura en educación física en la Universidad de Sotavento.

TODO EL DÍA CORRIENDO
Actualmente, un día normal para la campeona nacional fitness es de entrega total. Madre de Rachel Michelle, de 14 años, y David Joseb, de 9, debe partirse en mil pedazos para también cumplir como entrenadora personal, monitora en el gimnasio del Club Britania, además de couch de insanity y entrenamiento funcional.

“Desde que amanece, es llevar a mis niños a la escuela; preparar mi batido, mi primer desayuno”, comenta la atleta, “tener listas las demás comidas del día.

“Tomé la decisión hace once meses de prepararme para competir. Todo se volvió como al triple, porque también montaba una coreografía de graduación para unos niños de sexto. Me venía rápido a entrenar, si me daba tiempo lo que pudiera, y de ahí de regreso a buscar a mi niño a la escuela, hacer de comer. Entonces todo el día corriendo, al cien, pero pues eso es motivante”.

“ME GUSTA COMER GORDO, RICO…”
Recordó que al principio le costó trabajo disciplinarse para entrenar rumbo al campeonato nacional máster, ya que su debilidad, reconoce, siempre ha sido la comida.

“Me gusta comer, como dicen por ahí, gordo rico, ¿no? Entonces yo decía ‘No, entrar a esto es disciplina, mucha disciplina, entonces es dejar de comer todo lo que me gusta comer’, pero hay algo que me motivó; hace un año una persona me dijo: ‘Yas, es que tú no vas a poder’, entonces cuando me dijo eso, dije ‘What, ¿cómo de que no? Lo que pasa es que no me lo he propuesto, no me he hecho la firme decisión de decir sí voy’. Me dice: ‘No, es que tú no tienes la disciplina, no vas a poder’, entonces me quedó la espinita”, cuenta.

Durante el campeonato Nacional Selectivo 2019 realizado del 12 al 14 de julio en la Sala de Armas de la Ciudad de México, Yasodhara Torruco salió humilde al escenario, pero también segura, dueña del tiempo y del espacio, para lograr su primer gallardete nacional.

“No sabría decirte por qué gané. Quiero pensar que, por el dominio del escenario, ya que tengo muchos años como maestra de baile, también fui bailarina, es decir, el público y el escenario no es algo nuevo para mí, lo que ahora tenía que dominar también eran las posiciones y cómo hacer la pasarela”, menciona.

VA POR SU CONSULTORIO
Ahora Yasodhara tiene la mira puesta en el campeonato Míster Veracruz que se realizará en agosto próximo, ya que en el 2020 planea incursionar en otras categorías como la de veteranos.

Como estudiante de Nutrición en la Istmo Americana, también se siente muy motivada porque estos nuevos conocimientos la hacen ser mejor atleta y entrenadora.

“Si Dios me presta vida y si me permite poder terminar la carrera, quiero hacer una Maestría en Nutrición Deportiva, que es ya más específico a lo que me estoy dedicando”, dice
Yasodhara también tiene sus metas profesionales y no duda en exponerlas, con la misma convicción que la llevó al campeonato nacional máster.

“Quiero montar mi consultorio de nutrición, donde yo también tenga un espacio para entrenar a las personas, como un paquete completo donde pueda ´couchearte´ físicamente, no nada más por dentro de manera nutricional, sino también por fuera y hacer un todo”, revela.

MADRE LUCHONA 
Para Yasodhara Torruco, una madre soltera que lucha cada día por sacar adelante a sus niños, el ejemplo de la disciplina, estudiar hasta horas de la madrugada y trabajar todo el tiempo, es el mejor legado que se puede dejar a los hijos.

“Mi hija Rachel, al igual que David, ha sido un apoyo tan grande para mí, porque incluso ¡se aprendió mi dieta!, cuando yo ando haciendo mis mandados, o estoy entrenando, a veces ando corta de tiempo y le hablo ´ ¡mi amor échame la mano! ´, y ella ya sabe qué sigue, o sea ella ya sabe marinar la carne, pesarla, checa el menú; me apoya: ´¡Mamá échale, ya te veo cansada pero tú puedes!´”, puntualiza.

PING PONG
Sus hijos. – “Amor y motivación”.
Campeonato Nacional. – “Una prueba”.
Fitness. – “Mi mayor pasión”.
Ser Coach. – “Un ejemplo”.
Istmo Americana.- “Conocimiento”.
La Nutrición. – “Ayudar a las personas”.
Motivación. – “Mis hijos y ayudar a las personas”.
Qué la entristece. – “Que las personas se abandonen”
Qué la alegra. – “Cuando alguien me dice: ´Yas, eres mi motivación´”.
Qué lee.- “Libros de nutrición”.